Dr. Carlo Marcelo
Vercosa Velásquez

Neumólogo - Internista

Especialista en enfermedades
respiratorias y medicina interna

Tabaquismo crónico y secuelas

El tabaquismo es una enfermedad crónica derivada de la adicción a la nicotina, segunda sustancia que crea más dependencia después de la heroína. La nicotina es antidepresiva y alivia la ansiedad. De ahí que los fumadores recurran al tabaco en los momentos de más alto índice de estrés y sean más las situaciones en las que se fuma.

La enfermedad, así como su incidencia, se mide por la cantidad de tabaco que un fumador consume al día y por los momentos en los que fuma más cantidad
Al pensar en el consumo de tabaco, la mayoría de la población repara en el más directo cáncer que se deriva de él: el de pulmón. El alquitrán permanecerá en los pulmones de por vida dado que se incrusta en el tejido, sin embargo, la mayoría de las funciones que se ven afectadas por el consumo de tabaco son recuperables al cien por cien

Sin embargo, la incidencia de los compuestos del humo y del alquitrán penetra en muchos más órganos, dañándolos tanto como a los pulmones.
  • Cáncer de pulmón, páncreas, colon, recto, laringe, estómago, esófago, riñón, mama, boca, lengua, y cáncer linfático
  • Enfermedades pulmonares crónicas como el enfisema, la EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica) y la fibrosis pulmonar idiopática
  • Enfermedades cerebro vasculares y enfermedad isquémica del corazón
  • Enfermedades coronarias
  • Apnea
  • Úlcera, gastritis
  • Neumotórax
  • Envejecimiento prematuro de la piel y aparición de arrugas faciales